top of page

Mate para el mate

A veces venís preguntándonos cómo se llaman los "vasitos" donde se bebe la yerba mate; se llaman ni más ni menos que... ¡mate!

La palabra "mate" viene de una palabra quechua que significa calabaza (fruto que se utilizaba para beber la yerba, y del que están hechos nuestros mates estrella).

Aunque también disponemos de mates que pueden resultar más prácticos por ser menos delicados -como los de acero inoxidable, los de vidrio o los de silicona-, tenemos una gran variedad de mates de calabaza, con toda la magia que conllevan.

Son artesanales, así que cada uno tiene su propia forma y color. Todos ellos necesitan pasar por lo que se llama el proceso de curado (dejar reposar con yerba y agua caliente unos días antes de usarlo). Le dan un ligero toque indescriptible al sabor. Al ser un material vivo hay que mimarlos más que a los de otros materiales, pero esto sólo hace que les tengamos un cariño especial.

Gran parte de nuestros mates de calabaza vienen directamente del otro lado del océano, de Argentina.

Los hay de todos los tamaños, en varias formas y colores, y para todos los gustos.

No dudéis en venir a ver estas maravillas donde preparar vuestra poción mañanera conectando con el momento presente a través del material en vuestras manos y el pequeño ritual que implica tomar mate.





6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page